martes, 25 de noviembre de 2014

Abel Santos: "Demasiado joven para el blues"


Abel Santos: Demasiado joven para el blues

Abel Santos (Barcelona, 1976) acaba de publicar  Demasiado joven para el blues (Eirene Editorial, Madrid, 2014). Citas musicales y poéticas sirven para introducirnos  “el agridulce blues de la vida”, una antología personal con  poesía que parece acercarse al realismo sucio; pero con variantes de pensamiento  reflexivo  y de poesía de la  otra sentimentalidad  o, como es más conocida, de la poesía de la experiencia.
Abel Santos,  en esta antología,  nos ofrece una poesía de voz personal con grandes referencias musicales, cultura popular, con acercamientos al llamado “realismo sucio”, aunque más que realismo sucio yo, me atrevería a llamarlo realismo social-marginal o realismo de clases, es decir poesía  en defensa de los olvidados, de los marginados,  de los perdedores (ya en los años 90 L. A. de Villena  escribía con realismo social  en su libro “marginados”)  y lo hace con poemas sobrios y directos primando el lenguaje cotidiano de denuncia entremezclando, al tiempo, emociones y creencias.


Poesía urbana, desasosegante a veces, con la dureza de la sociedad que nos maneja y nos conduce y nos manipula y, también, la ternura del humano desamparado en ocasiones, batallador en otras, crítico, con bandera de compromiso, de denuncia, de conciencia reflexiva… Y todo ello en una poesía autobiográfica, confesional, intimista en la que el sujeto poético, con total libertad de expresión, utiliza el lenguaje popular de la propia experiencia y lo convierte en poético. Sorprende con giros inesperados, emplea palabras que me hacen  recordar al poeta Rafael Morales cuando me decía que “Da lo mismo rosa que ladrillo, si se colocan en el momento justo, en el lugar preciso”  Y así este sujeto poético nos muestra  sus preocupaciones, con una poesía libre de métrica, ya clásica, ya tradicional, pero con buen  sentido rítmico aunque, en mi opinión, si este muchacho aprendiera a conocer y manejar la norma, si bebiera de las aguas, de las fuentes, que nos han precedido, con la capacidad emocional que tienen sus poemas y el ritmo que les impone, podría y sería  un gran descubrimiento para engrandecer, si cabe más, esta poesía con la que reflexiona y nos hace reflexionar sobre sus inquietudes y sobre la inquietud general



En esta antología que recoge poemas de  tres libros y unos cuantos inéditos, según nos dice el autor,…Se perciben influencias de poetas como Roger Wolf, Raymond Carver, Bukowski, influencias del cantante –poeta Leonard Cohen.  La antología está plagada de citas musicales y literarias de, entre otros, The Doors,  Eric Clapton, Billy Collins, , así como de Andrés Suarez, Bumbury, Enrique Urquijo, y Camarón de la Isla y de los poetas, entre otros, Gamoneda,  Houellebecq, Benedetti, Bécquer, William Blake ,  García Montero, Brossa , Cortázar, Dámaso Alonso)


Javier Cánaves en la introducción a manera de prólogo que se incluye en esta antología nos dice:  Me lo imagino conmigo en este bar, porte serio, gafas oscuras.(…)  Pese a que habla de sí mismo, en realidad siento que lo hace de mí. «Cada uno de nosotros», dice, «camina su propio abismo y, al final, todos los abismos, en mayor o menor medida, se acaban pareciendo. Hay vértigo y sed, caída y amor, perplejidad y júbilo, todo lo que nos hace llorar y temblar, escupir y dar las gracias… No pretendo ser original, simplemente aspiro a darme en cada verso. Puedes llamarlo amor o impudicia, valentía o hacer el tonto, no me importa. Tú y yo pasaremos, pero no este blues en que vivimos, descomunal e íntimo, doloroso como el amor y placentero como la pena».

En una poética aparentemente descarnada que apuesta por el no
clasismo, aboga por la igualdad de oportunidades, critica la hipocresía, el consumismo de esta sociedad y defiende, con ironía y ternura, el camino de una vida mejor y más humana, lo hace mostrando el calor del  hombre solidario que piensa en el hombre, que cree en el hombre a pesar de…
Poemas los de esta antología en los que  Abel Santos  muestra también influencias culturales diversas: de sabor popular, algo de erudición…. mezclar lo culto con lo llano es algo que, con mucho acierto, viene haciendo Luis Alberto de cuenca desde su ya famosa “La caja de plata” de los años ochenta.

Demasiado joven para el blues es un buen libro que trasmite las emociones como golpes en la boca del estómago, un libro que toca los sentidos a buen ritmo, el ritmo de la conciencia crítica desde una poesía urbana, íntima y confesional.

Abel Santos posee,  en su poesía, una gran sensibilidad y ternura y además y una enorme capacidad para observar lo que le rodea, al hombre, y esto es importante. En este sentido me recuerda a Bukowski, no ya en su aspecto más llamativo sino precisamente por lo anterior porque pienso que  Abel como Bukowski, observa, interioriza y luego sabe sacar desde su interior lo más tierno, lo mejor de sí, lo más suyo tras pasar por el tamiz todo lo observado, todo lo interiorizado. Ya el grandísimo Claudio Rodríguez me decía siempre para escribir poesía hay que caminar, observar, interiorizar y luego escribir…y podar. No importa que lo que escribas ya lo hayan dicho otros poetas, lo importante es que encuentres tu voz y que escribas de modo que aunque ya se haya dicho parezca nuevo.

A Abel Santos que escribe desde lo cotidiano fundiendo  el ritmo de la música y el de la poesía (la poesía y la música han sido en los últimos 16 años sus dos fieles compañeras),  cuando le lees parece que, siendo los temas de siempre, suenan de otra manera, como si de baladas tristes se tratase, como si el melancólico blues se hiciera, impreso en el papel, en honda melodía con notas de crítica social, soledad, huida del pasado y canto al amor que es liberador y salvador. .
                                    Abel Santos: 

Ha publicado los libros de poemas Esencia (Ediciones Az90, 1998), El lado opuesto al viento (Parnass Ediciones, 2010), Todo descansa en la superficie (Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, 2013).
Ha colaborado en numerosas antologías de poesía y narrativa. Sus poemas han sido publicados en diversas revistas impresas y digitales. En 2011 fue encargado de prensa y relaciones públicas del I Festival de poesía y microrrelato: Vilapoética, de la ciudad de Viladecans. Recientemente ha coordinado la antología, de próxima publicación,  La casa de los corazones rotos, donde reúne a una veintena de poetas a los que admira.
Su estilo, claro y afilado, de una lírica casi en ruinas, trata temas urbanos y cotidianos, aunque casi siempre inclinado hacia un crecimiento personal. Él mismo ha bautizado su poética de realismo bastardo, que bebe tanto del mundo real como del mundo poético o más introspectivo, sin una clara escuela o movimiento como padre definido.
Algunos de sus poemas han sido traducidos al árabe y al inglés.
Desde 2010 administra su propio blog: Demasiado joven para el blues, un cruce de caminos personal donde convergen diversas fuentes de arte como el cine, la pintura, y la música, su otra fiel compañera de viaje, junto a la poesía.

1 comentario:

David Gonzalez dijo...

Gran poeta, de paso les dejo el link de mi blog donde estoy subiendo textos y poesía de mi autoria, gracias y saludos. www.fragmentario.blogspot.es David Gonzalez- Viedma- Patagonia Argentina.