jueves, 30 de octubre de 2014

Alicia Victoria Pagella y sus "Paraísos de sal"



Alicia Victoria Pagella y sus Paraísos de sal


Alicia Victoria Pagella me llegó, desde Junín, provincia de Buenos Aires un mes de noviembre de 1997, venía con sus tres libros publicados hasta aquella fecha. José Carlos Gallardo, (Granada, España 1925- Buenos Aires, Argentina 2008, el poeta granadino afincado en Buenos aires, ejercía de prologuista en uno de ellos (él  nos decía sobre Alicia: Pero tu eres clara y esperanzadora: puedes cantar alabanzas / a los mitos de la niñez,/ a los instantes del sol… Claro que sí. Mi maestro padrino y amigo Luis Rosales me explicaba que “palabra poética es aquella que está dentro del poema, no fuera de él” Y esta frase, casi axiomática, la confirmas tú: en esa palabra, puedes saber quién eres, saberte cómo eres.) 

Y aquello resultaba suficiente para que yo la invitase a dar una lectura en “Tertulias de Autor de Helicón”. José Carlos Gallardo murió con 83 años, uno de sus últimos libros Memorias en voz baja, es un recuerdo de Gallardo a su Granada natal, lugar que abandonó en 1957 para instalarse en Buenos Aires. Este poeta, que fue jefe de Cursos del Instituto Argentino de Cultura Hispánica y secretario Cultural de la Embajada de España, tambien fue creador del Aula de Poesía Española Antonio Machado en Buenos Aires. José Carlos Gallardo ya había pasado por estas Tertulias de Autor de Helicón aprovechando también uno de sus viajes a España) Y  así lo hice con Alicia. Una tertulia grabada por Canal Norte TV (no la pudimos hacer, como era habitual, en directo, ya que la poeta regresaba a Argentina y no había tiempo.)

Alicia Victoria Pagella  ejerció la docencia durante veintiocho años en el Centro Educativo Complementario Nº 801 de Junín, perteneciente a la rama de Psicología y Asistencia Social Escolar, en las áreas de Educación Física y Música. Paralelamente, se desempeñó como docente en un establecimiento de enseñanza diferenciada “Aleteos” y  tuvo a su cargo el “Gimnasio Junín”.  También es responsable de la idea y conducción del prograna De Nortes y Sures, Un itinerario de cultura, emitido por Multicanal, desde Junín a toda la Región. Programa ya veterano que ha obtenido muchas distinciones y reconocimientos.


Como poeta Alicia Victoria Pagella es autora de cinco libros publicados. Su  primera publicación en forma de libro fue el poemario Los soles, mis soles, todos los soles (1994) y Claudio Félix Portiglia (poeta de Junín, docente y director de consultorio Literario que ha prologado dos libros de esta autora)  escribía lo siguiente: "En Los soles, mis soles, todos los soles (calidez y luminosidad anunciadas) el lector podrá comprobar emocionado algunas veces, escéptico otras, nostálgico de vez en cuando y fervoroso casi siempre, que la palabra es un vehículo único e irremplazable para dejar testimonio de este tránsito terreno, tan complejo y tan árido. Y tan maravilloso."
En el siguiente poemario Preludio a mi lado claro volvió a decirnos  el poeta y docente de Junín: "Es notorio que estamos en presencia de una poesía experimental de búsqueda  en la que poco importa el contenido en sí mismo porque en realidad, no procura ofrecer contenidos sino alternativas formales que, según fuere el ángulo de lectura, aportan comprensiones diversas."


Alicia Victoria Pagella vino, decía yo al principio, con sus tres libros publicados. El tercero Letanía del jazmín (1997)  y último de sus publicados por entonces, era el prologado por José Carlos Gallardo 


Pero llegó también con un libro inédito entre las manos , un libro aún sin publicar titulado La ebriedad cautiva. Escribí entonces, lo que luego sería publicado como prólogo en 1999  cuando la Editorial Nueva Generación lo lanzó al mercado en Argentina. Decía yo sobre este poemario: Un libro estéticamente hermoso y formalmente bien construido, de absoluto contenido formal donde la voz poética no se detiene en la Historia, sino en su historia, de intimismo nostálgico pero sereno, apasionado aunque realista,  soñador pero objetivo. Este libro recibió la “Faja de Honor” de la Sociedad de Escritores de la Provincia de Buenos Aires en el año 2000.




Alicia victoria Pagella (y Luis, su marido porque ella es además de docente, poeta, comunicadora, y así le gusta decirlo, es mujer amada y amante,  esposa, madre, abuela, bisabuela, amiga, hija, hermana, compañera…) Es una persona que trabajó toda la vida por y para la Cultura. Además de para los suyos (su familia) para los demás. Es también coautora de casi una decena de antologías y si no estoy equivocado, todavía uno de sus libros, de los que me hablaba en 1997, permanece inédito, se titulaba Desde el arcón.




Sus  Paraísos de sal  se han construidos con la materia de los sueños (que es la memoria) con el oro del Medievo que es la sal, esa sal que conserva, en esta ocasión, la vida , los sueños y sus recuerdos:
Los sueños vuelan conquistando el almanaque
y parecen postales        
                                caminando los puentes
                                de la memoria.      
Algunas veces,        asoman desde las ventanas del
                                silencio,
otras, nombran        las preguntas que quedan en el aire.
Entonces                 desde una página en blanco,
una voz espera
las respuestas         que descansan en los peldaños
                                de la nostalgia.



Una nostalgia dolorosa que se abraza a la poesía  de Alfonsina Stornin no para adentrarse en el mar y fundirse con sus aguas sino  para Volver con los mismos ojos y la mirada distinta. Para  comenzar de nuevo. Para volver a empezar, es el desafío.
La poesía de Alicia Victoria Pagella es una poesía que ella edifica con palabras y con ellas, esa materia de los sueños a la que antes aludía y que es la memoria. Una materia, en fin, de sencillas palabras, valiosas como lo fue la sal en otros tiempos, por las que camina la vida, una vida tan intensa como extensa por lo mucho vivido, por lo mucho soñado.